Actualidad Crónicas

EL FESTIVAL DE VIÑA DEL MAR

El festival de la competencia internacional y la arrogancia desmedida. Los que son convocados para estrenarse en sus arenas al más puro estilo circo Romano, buscan despuntar en la estética hedonista. Según reza la publicidad, desde este trampolín podrán los artistas proyectarse al concierto internacional de las estrellas. Esas estrellas brillan y tienen vida mientras los dueños de la farándula criolla, y foránea quieran seguir engrosando sus cuentas bancarias con espectáculos que en su mayoría están faltos de las calorías que necesita la gente real, y no esa que ellos quieren proyectar en sus parrillas televisivas.
Viña del mar no solo es la calle Valparaíso, ni la avenida dos Norte, San Martín y el casino que está anclado frente a la avenida Peru.
La comuna de viña del mar, está compuesta por sus diferentes poblaciones, unas que nacieron en la década del treinta del siglo pasado, otras que a fuerza de no seguir más en los conventillos optaron por abrirse paso a los cerros viña marinos. La ciudad turística, la puerta al mundo, fue la que estancó a mediados de los años setenta los proyectos de mejoras sanitarias en poblaciones como Reñaca alto, glorias navales y Forestal alto. Reñaca alto después de mucha organización por parte de sus vecinos lograron hacer cumplir al municipio su deuda. En una oportunidad nos tomamos la carretera internacional ruta 68, mostrando que nuestras luchas por las mejoras sanitarias, eran derechos que hace mucho tiempo ya habíamos ganado.
Después nos movilizamos al municipio con dos buses repletos de vecinos que cansados de promesas, fuimos a enrostrarle en sus caras el descontento generado por incumplimientos de los plazos acordados en la construcción del alcantarillado.
Reñaca alto, no se rendía, hicimos todo lo necesario por conquistar nuestras demandas. Pero la lucha no termina, nuestra comuna tiene que ser mejor, y para ello tiene que contar con la participación de todos los que componen su extensa geografía.

Triste y miserable es la conducta de las distintas administraciones municipales, mientras ellos hacen la publicidad para el festival de viña el mar, hay barrios que no tienen agua potable. Me refiero a los pobladores que actualmente se encuentran en las tomas de terreno.
Lo bueno de todo esto es que las cosas pueden cambiar, impensable era para nosotros dirigentes sociales y poblacionales de la quinta región, movilizar a los vecinos contra los funcionarios corruptos del municipio de viña del mar. Hace cosa de unas semana las pancartas contra la alcaldesa Virginia Reginato, involucrada en hechos de corrupción, movilizaron a los vecinos viña marinos.

Viña del mar tiene festival y también tienen una alcaldesa corrupta qué hay que sacar. Nuestra comuna no puede ser solo el reflejo del turismo y el comercio detallista, desconociendo la diversidad que se refleja en la gente qué transita sus calles.
El festival de viña, la feria del libro y otras tantas iniciativas más que se generan en pos de hacer cosas lindas para divertir a los turista peca de egoísmo y unidireccionalidad a la hora de decir que cosas se hacen y cuáles no. Los artistas de distintas disciplinas están creando en la periferia de la ciudad jardin. ¿Por que? Simple nuestros ediles tiene su foco en el lucro y la ganancia rápida, es por esa razón que los vecinos tienen que estar despiertos y precavidos, para que la ilustre Municipalidad, no haga y deshaga a sus anchas. ¡Viña Alerta!

(Benjamin caro morales)

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *